Esta experiencia ha sido un desafío personal. Con lo cero tecnología que soy imagínelo.
Desde encender y entrar al correo toma media hora y lograr entrar a la reunión es un parto, pero no me doy por vencida, esa es la actitud.
Agradecer al equipo la maravillosa oportunidad que nos han bridado, yo lo disfruto a pesar de los alaridos de Arturo (el loro de mi hija).
He ido de a poco tratando de corregir posturas al sentarme con la espalda derecha, con los hombros relajados, el tomar conciencia de tu respiración, de relajar el rostro duro de esta enfermedad y así minimizar el terrible dolor de espalda. Son mis pequeños logros, es por eso que les agradezco de corazón y les ruego no nos olviden, porque yo no lo haré.
Dios los bendiga, un gran abrazo al equipo maravilloso.

Teresa Watamabe, 65 años, Santiago.

Hoy mi mamá estuvo más tiempo atenta a la clase y eso es gracias a uds. En lo personal kundalini me llevó a otro estado de consciencia y mi mamá de a poco va hacia el mismo camino. Bendiciones para los profesores y tod@s las personas que ayudan a otros a ser mejores. Gracias, gracias, gracias

Hija de Carmen Arancibia, 69 años.

La clase de hoy estuvo espectacular al hacer la actividad para soltar el estrés y y el No que nunca se pudo decir me sentí como libre me eleve a los bailes de nuestros indígenas. Y muy gratificante para mi cuerpo. Gracias Marisol por tan extraordinaria clase.. Sat Nam.

Elisa Curapiaca, 62 años, Santiago (venezolana)

Les felicito como Organización, por la dedicación y entrega en lo que hacen, para beneficiar a todas las personas que como yo, lo recibimos y atesoramos. Son “un excelente equipo humano” además y lo irradian a través de la pantalla…mil gracias nuevamente y muchas bendiciones para todos….

Ruth Jara, 68 años, Concepción.

Es maravilloso practicar y le doy gracias a Dios y lógicamente a ustedes por esta gran labor que realizan de dar a conocer esta experiencia que nos mejora el cuerpo, la mente y el espíritu y nos hace ser mejores personas. Nuevamente, MUCHAS GRACIAS

Silvia Román, 74 años, Concepción.

¡Muy buena la clases de hoy, la disfrute al máximo! Nos hizo mover zonas que normalmente no movemos y uno se siente diferente al final de la clases, ¡¡¡Gracias!!!

Mariela González, 73 años, Concepción.

Hermosa clase, bella meditación,me llega al alma. Bendiciones a todos

María León, 73 años, Santiago.

Fue una preciosa clase, estoy muy bien gracias a los ejercicios y preocupación de todos, es lo mejor de mi vida haberlos conocido, mil gracias, estoy feliz.

Luz Ugarte, 79 años, Santiago.

Hola a todos, sus clases muy lindas excelentes, me gustan mucho, me encanta estar asistiendo a éstas, para mí todas son muy importantes porque van directamente a las necesidades del adulto mayor, que es en esta etapa cuando comienzan las dificultades de salud , en unos más que otros, sin embargo todos los necesitamos. Soy una afortunada por estar en el grupo. Muchas gracias. Que Dios los bendiga.

Gladys Andreus, 71 años, Concepción

Feliz de pertenecer a este maravilloso grupo. Un abrazo grande para cada uno de ustedes.

Eugenia Fuentealba, 60 años, Concepción.